1.3.16

Torrijas

Se va acercando el tiempo de torrijas!!!!

Hoy os traemos una receta para que vayáis practicando para Semana Santa, así entre que ensayáis y ensayáis alguna más va cayendo este año, que comerlas una vez al año solo.....
Empezamos con los ingredientes necesarios, muy muy básicos, así que no hay excusa, y no digáis que engordan… eso es un mito, I’m sure!



-          Pan (por su puesto, sin pan no hacemos nada jajaja, que sea del día anterior es importante)
-          Azúcar
-          Canela
-          Huevos
-          Leche
-          Aceite y una sartén

Empezamos preparando la mise en place:

Ponemos en una jarra ancha la leche, con un par de cucharadas de azúcar (depende de lo grande que sea la jarra) y lo calentamos unos dos minutos en el microondas.

Mientras mezclamos azúcar y canela en un plato hondo, no echamos demasiada cantidad porque al poner las torrijas recién frititas se humedecerá, mejor ir añadiendo poco a poco conforma se vaya acabando o compactando y no podamos usarla.

Batimos un huevo en otro plato hondo. Ponemos solo uno, seguramente necesitemos más, pero al sacar el pan de la leche y meterlo en huevo, el plato del huevo se irá llenando de leche si no escurrimos el pan muy muy bien antes. Con lo cual el ir añadiendo de uno en uno nos ayudará a asegurarnos que vamos a tener huevo y al final no solo leche.

Ponemos la sartén a calentar con un poco de aceite, lo justo para cubrir el culo de la sartén y que no se nos queden pegadas las torrijas.

Cuando la leche se haya calentado empezamos a sumergir las rebanas de pan (ni muy finas ni muy gruesas) para ir seguros en el proceso recomiendo hacerlo de 3 en 3 o de 4 en 4.

A mí me gusta que estén bien jugositas, así que las dejo un poquito hasta que estén blanditas. Escurrimos bien el pan con ayuda de una espumadera, y sumergimos las rebanadas en el huevo batido, vuelta y vuelta y a la sartén!

Cuidado en esta parte, suele saltar un poquito al principio por la leche!
Vamos dando vueltas hasta que queden doradas, y con cuidado de que no se nos rompan las metemos en el plato con el azúcar y la canela, vuelta y vuelta y las dejamos en la fuente!



Y así repetimos el proceso hasta que se nos haya acabado el pan, seguramente si hacéis una barra entera tengáis que calentar más leche a mitad del proceso, y seguro seguro que tenéis que batir varios huevos.

Resumiendo:
1-      Sumergir en leche (calentada con un pelín de azúcar)
2-      Escurrir y sumergir en huevo
3-      Escurrir y freír en la sartén (con muy poco aceite, para que se doren)
4-      Vuelta y vuelta y pasamos por azúcar y canela
5-      A la bandeja a que reposen! Con el calor se empezará a derretir el azúcar mmmmm que delicia!

Y por último y no menos importante…. LIMPIAMOS jajajaja porque seguro que hemos dejado la cocina…



Y a zampar!!

¿A que es una pena comerlas solo en Semana Santa? Igual que el Roscón de Reyes solo en navidades…

No hay comentarios:

Publicar un comentario