22.9.15

Baklava: almendras, pistachos y chocolate

o como aumentar tus niveles de azúcar en cuestión de segundos


Bueno, bueno, bueno... aquí volvemos con la receta del baklava!, aunque no podemos decir que sea el baklava tradicional. 
Es un postre muuuy muy dulce con origen en Turquía, aunque se extendió a la gastronomía árabe. Es muy común encontrarnos estos dulces en teterías, ahí es donde los probé inicialmente, y vi bastantes tambien en Marrakech, que estuve este verano una semana por allí. La verdad es que toooodos los dulces de allí son muy parecidos a este, de masa hojaldrada y con mogollón de miel (perfectos para conservar la línea, o no?).

viajecito a Marrakech


Bueno, lo único que como decía antes este no es el baklava tradicional. El tradicional lleva generalmente como fruto seco las nueces, y nada de chocolate. Pero como soy alérgica a la mayoría de frutos secos, lo hice con pistacho y almendras (que si que puedo comer) y añadiendo chocolate... pues mas rico no?

Así que allá va la receta

Para unas 24 porciones de baklava (no son muy grandes)

- 1 paquete de pasta filo (me habría encantado hacer los que son tipo nido, pero no se donde se compra esa pasta!, necesitamos 20 hojas)
- 250 gr aproximadamente de frutos secos: a elegir
- 200gr de chocolate postres (tambien lo que podéis hacer es poner gotitas de chocolate, las tipicas de las galletas, es lo que iba a usar en un principio, pero cuando me dispuse a preparar los ingredientes me di cuenta de que no me quedaban... pero con este quedaron riquísimos!)
- 100gr de mantequilla (mi consejo es ir derritiendo poco a poco, y si necesitamos más, pues cortamos más)

Para el almíbar 

- 125gr de agua
- 100gr de azúcar
- 30gr de miel
- zumo de medio limón
- 1 rama de canela
- 1 vaina de vainilla abierta 




Primeros preparamos el almibar para que se enfríe, ponemos todos los ingredientes en un cazo, y los ponemos al fuego, cuando rompa a hervir lo dejamos a fuego medio, unos 15-20 minutos, apartamos y reservamos para que enfrie. Que no se os olvide colar para quitar las ramitas de canela y vainilla!

Y ahora a preparar el baklava:
Picamos los frutos secos, hasta que nos queden en trocitos pequeños, que no se quede en polvo, sino trozos más grandes. Y picamos tambien el chocolate y lo mezclamos con los frutos secos, reservamos.

Derretimos la mantequilla, cuidado que no esté caliente cuando la vayamos a usar.

Sacamos nuestro paquete de pasta filo de la nevera, y preparamos un paño humedecido para tapar la pasta filo porque enseguida se seca. Nuestro paquete tenía 10 hojas de filo, lo que hicimos fue partirlas por la mitad para obtener 20 hojas, y recortamos un pelin la parte inferior de todas, para que tuviera el mismo tamaño que el molde.



El montaje es muy sencillo, untamos el molde con mantequilla, ponemos una lámina de pasta filo, y pintamos con ayuda de un pincel con mantequilla, volvemos a coger una lámina, la ponemos encima de la anterior y volvemos a pintar, repetimos la operación hasta tener 8 láminas de pasta filo amontonadas. 

Siempre las láminas las tenemos que pintar por encima con mantequilla, sin pasarse, es para que crezca como un hojaldre, al disponer una capa de grasa sobre una de harina.

Echamos la mitad del relleno sobre la octava lámina (que tambien estará pintada de mantequilla). Y ahora ponemos 4 capas más de filo (acordaros que siempre hay que pintar cada lámina con mantequilla). Disponemos el resto del relleno, y ponemos las 8 láminas que nos sobran, igual pintandolas con mantequilla.




Marcamos con un cuchillo las raciones, no cortamos hasta el fondo del molde, sino las primeras capas.

Horneamos a 180º durante aproximadamente 40-45 minutos, lo que hacemos es una vez pasados 20-24 minutos colocamos un papel de aluminio por encima para que no se nos tueste más la superficie, que ya estará bien doradita.

Una vez lo sacamos del horno lo dejamos reposar de 5 a 10 minutos, y vertemos el almíbar por encima. Ahora como está pringosilla la superficie (aunque he de decir que el almibar resbala bastante, y con los cortes que hemos echo así se va a pringar bien todo *.*), aprovechamos para decorar a nuestro gusto, yo piqué unos pocos pistachos más y lo puse por encima.

Se puede comer templado, pero está más rico una vez está frio.

y ahora a darle caña a esos baklavas! como véis no es nada complicado, filo+mantequilla+filo+mantequilla....+relleno+filo+mantequilla....+relleno+filo+mantequilla.. y así!




Bon appétit!

1 comentario:

  1. uaaaaaaaaaau que ricura , me encanta la baclava que chulas las fotos , me encantan y me llevo la receta como no .
    un abrazo

    ResponderEliminar